Hace poco más de una semana se cumplió el primer aniversario de la presentación de las primeras imágenes de IslaBomba a través de nuestra fallida campaña de crowdfunding en el portal Indiegogo. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero nuestra ilusión y fe por el proyecto no son ninguna de ellas.

Hace 12 meses éramos unos completos inexpertos en esto de desarrollar un videojuego de la envergadura de IslaBomba, en darlo a conocer y en comercializarlo. La verdad es que en gran medida seguimos siéndolo, aunque hemos aprendido mucho de nuestros errores (muchos) y de nuestros aciertos (que también los ha habido).
Es increíble todo lo que hemos vivido en este periodo de tiempo: hemos recibido innumerables críticas (muchas constructivas, otras no tanto), hemos conocido gente increíble y hemos visto cómo, a base de mucho esfuerzo y perseverancia, la opinión inicial que muchos tenían de IslaBomba ha ido volviéndose cada vez más positiva. En parte, esto se debe a los diarios de desarrollo que subimos a nuestro canal de Youtube, pero creemos que lo que ha hecho que nuestro primer título llame cada vez más la atención ha sido nuestra presencia en dos eventos importantes en los que el público pudo probar IslaBomba por primera vez: la Murcia Game Party y Cartagena se reManga.

Allí conocimos mucha gente importante (empresarios, desarrolladores, medios de comunicación, youtubers, podcasters, etc) pero, sobre todo, conocimos un sin fin de gente maravillosa, anónima y sincera, que mostró su entusiasmo por el juego, nos hizo críticas que sin duda nos están ayudando a mejorar, nos aportaron ideas geniales que intentaremos incorporar a nuestro proyecto y, lo más importante, nos hizo darnos cuenta de que a la gente el juego le parece realmente divertido y que no nos gusta solamente a nosotros, los padres de la criatura.

Vosotros nos dais las ganas y las fuerzas para continuar y mejorar cada día. IslaBomba no es solo nuestro primer juego, es el sueño de toda una vida (bueno, de dos) que cada vez está más cerca de cumplirse.
Estos 12 meses han sido muy duros, pero también geniales e inolvidables. ¿Qué nos deparará nuestro segundo año de vida como empresa?